Octubre es un mes muy importante para Colombia, no solo por todos los diálogos que han venido avanzando frente al proceso de paz, el premio nobel recientemente otorgado a Juan Manuel Santos, sino también por el planteamiento de la reforma tributaria.

En cuanto a los diálogos frente al proceso de paz, vale la pena comentar que la comunidad internacional manifiestan su apoyo y buscan dar tranquilidad  debido a que hay una esperanza de continuar con las negociaciones en La Habana. Ban Ki Moon, secretario general de las Naciones Unidas, solicitó a su representante especial volver a La Habana para continuar con las negociaciones e investigar a las partes para evitar el retorno a la violencia, adicionalmente, el Parlamento Europeo manifiesta todo el apoyo para continuar con los diálogos.  Finalmente, en Latinoamérica los presidentes de Argentina y Brasil, comentan que la diferencia fue mínima y creen que la paz se puede dar en Colombia, según se comenta en el diario La República.

Con respecto a la reforma tributaria, el ministro de Hacienda, Mauricio Cárdenas Santamaría, presentó el texto de reforma tributaria que será presentado al congreso de la república. Se observa que en Colombia, se han realizado 7 reformas tributarias, sin embargo, solo son tres las reformas tributarias estructurales. Vale la pena comentar que en el gobierno de Juan Manuel Santos, se han presentado tres reformas: La del 2010 con la ley 1429, y la ley 1430, la del 2012 con la ley 1607 y finalmente esta que se presentó el día de hoy.

Esta reforma se estaba esperando desde hace dos años teniendo en cuenta el hueco fiscal que ha dejado la caída en la renta petrolera, la reforma tributaria es entonces una medida indispensable para evitar un impacto económico fuerte que genere un retroceso en el crecimiento del PIB como se ha venido dando en los últimos años. Se plantea que los posibles puntos más álgidos sobre la mesa serán: El incremento de número de personas naturales que declaran renta, el incremento del IVA al 19%, el impuesto a las bebidas azucaradas, entre otros.

Por lo anterior, se observa que estos dos aspectos darán un giro crucial en la economía colombiana. Lo que a su vez, generaran un impacto en la evolución que ha tenido Colombia no solo a nivel nacional, si no a nivel internacional teniendo en cuenta que la credibilidad de los inversionistas y las calificaciones que se le otorguen al país, dependerán de estos dos factores.