La vida se nos pasa en un abrir y cerrar de ojos; si hacemos un recuento de todo lo que hemos hecho en ella y miramos hacia atrás en el tiempo, nos damos cuenta que el tiempo ha pasado más rápido de lo que podríamos esperar. Muchas veces escuchamos, y sobre todo por parte de nuestras abuelas: ¡cómo se pasa el tiempo de rápido! Y es porque ellas miran atrás en el tiempo y se dan cuenta que las etapas de la vida han venido avanzando a medida que ellas han vivido las diferentes circunstancias que han enmarcado su vida.

Sin darnos cuenta se nos pasa la vida y no hemos alcanzado esos sueños que tanto hemos querido, y esos anhelos que tenemos dentro de nosotros son la razón por la cual nos levantamos todas las mañanas a realizar nuestras labores diarias. Estos sueños son los que nos motivan a seguir, y nada de lo que hacemos en nuestro día a día tendría sentido si nuestros objetivos no empiezan a andar. Es por esto, que es tan importante saber en qué etapa del ciclo de la vida estamos, para entender hacia dónde debemos dirigirnos.

La siguiente gráfica muestra estas etapas de forma clara y ayuda a entender en qué etapa nos encontramos:

Ciclo Vida Finanzas PErsonales

La gráfica muestra ingresos versus edad. En términos generales, a medida que va pasando el tiempo nuestros ingresos van incrementando hasta que llegamos a una etapa de pre-retiro, donde estos se van disminuyendo y en la etapa de retiro se reducen debido a que todo lo que construimos, lo gastamos. El objetivo primordial será buscar la forma de mantener un incremento de los ingresos en la etapa del retiro.

Es importante tener en cuenta que esta gráfica es muy general y nos ayudará a saber en dónde estamos ahora y hacia dónde vamos. Sin embargo, cada persona debe adecuarla dependiendo de sus circunstancias.

En la etapa de formación educativa que oscila entre los 0 y 23 años, nuestros ingresos son negativos dado que nuestros padres o quienes son responsables de nosotros nos pagan la educación y los diferentes gastos.

Entre los 23 y 35 años entramos en la etapa de desarrollo profesional y de la familia, esta etapa es muy importante dado que entramos al mercado laboral y estamos en etapa de aprendizaje, este momento define qué es lo que realmente queremos hacer. No obstante, tenemos todavía la oportunidad de dar vuelta al timón del automóvil de la vida y girar hacia otro rumbo, ya que es una etapa en la que podemos planificar estudios, pero profesionalmente se nos abrió el camino por otro lado. Es una etapa en la que nuestros ingresos se van incrementando y vamos ascendiendo a nivel profesional.

Posteriormente, entramos en la etapa de madurez profesional,  de los 35 a los 55 años. Nos encontramos con la etapa más importante de nuestras vidas a nivel financiero, ya que hemos adquirido una experiencia muy valiosa en el mercado laboral, nos podemos dar el lujo de tener unos ingresos altos y de hacerlos crecer cada vez más. Adicionalmente, estamos en la mejor etapa para construir un patrimonio sólido y estable que nos vaya preparando para la etapa del pre-retiro y la del retiro.

De los 55 años a los 65 años, a pesar de tener un alto nivel de experiencia laboral, buenas condiciones de salud y capacidad de obtener mayores ingresos, entramos en la etapa de pre-retiro, donde el mercado laboral se enfoca en personas más jóvenes que nosotros y entramos en el riesgo de reducir nuestros ingresos dado que nuestro nivel de productividad puede bajar. Muchos jóvenes, menores que nosotros tienen mayores capacidades y seguramente están dispuestos a cobrar menos de lo que nosotros cobramos; si somos empresarios, corremos el riesgo de que si algún imprevisto pasa y nuestra empresa quiebra, construir de ceros otra igual o entrar a buscar trabajo al mercado laboral será difícil. Sin embargo, esto es solo un riesgo que debemos tener en cuenta ya que puede pasar todo lo contrario y nuestros ingresos se pueden incrementar.

De los 65 años en adelante, entramos en la etapa de retiro. En este momento de la vida, lo que buscamos es descansar y estar tranquilos después de haberlo dado todo en nuestra etapa laboral. Éste es un momento de disfrutar al lado de los nuestros, ya que después de tantos años de trabajo merecemos estar en las mejores condiciones económicas. En esta etapa nuestros ingresos comienzan a disminuir debido a que ya no somos apetecidos para el mercado laboral y estamos en edad para pensionarnos. Sin embargo, lo que se espera es que sea una etapa en la que hayamos encontrado una forma de hacer crecer nuestros ingresos y que hayamos encontrado libertad financiera.

En resumen, es importante tener claridad acerca de la etapa de la vida que estamos viviendo para así entender para dónde vamos y qué nos espera a futuro. Entre más temprano empecemos a planear, mejor podremos llevar a cabo nuestros sueños y entenderemos mejor los diferentes momentos de la vida en los que nos encontramos. Se debe tener muy presente que cualquier decisión que tomemos va a tener impacto sobre las otras etapas de nuestras vidas.