Es importante preguntarnos qué estamos haciendo para proteger a nuestra familia en caso de faltar. Ya sea por medio de la construcción de un patrimonio sólido que, dado el caso de ocurrir un evento negativo, se pueda contar con esos recursos, o por medio de un seguro de vida con coberturas que le ayudaran a su familia a cubrirse en caso de un siniestro.

Hablando en términos conceptuales, el riesgo de vida es la posibilidad de que ocurra un siniestro que afecte a las personas que dependan de usted. También se utiliza para dejar una herencia, siendo lo más común en Europa o en Estados Unidos. En Latinoamérica la adquisición de estos seguros es reducida debido a que aún no conocemos qué impacto tiene en nuestro bolsillo el no tener coberturas frente a tenerlas, por ello debemos preguntarnos: ¿Si yo llegara a faltar, quisiera dejarle a alguien un beneficio económico? ¿Alguien depende de mí financieramente? Si las respuestas son afirmativas ahora lo que debemos preguntarnos es: ¿Por cuánto debo cubrirme? ¿Qué características debe tener la cobertura o estrategia que voy a realizar? En este artículo daremos respuesta a estas inquietudes.

Lo primero que se debe tener claro es por cuanto usted debe estar cubierto, razón por la cual su nivel de ingresos y gastos es lo más importante. Por ejemplo, si es un seguro que cubre por 100 millones de pesos a un padre cabeza de familia cuyo ingreso es de 10 millones de pesos mensuales, esta cobertura no es suficiente para cubrir los gastos del hogar, y se debe tener claro el monto por el que una familia debe cubrirse y entender que no solamente es la intención de tener un seguro de vida por cualquier valor, sino hacer los cálculos de cuanto exactamente se necesita. A veces el monto de cobertura es muy bajo y a pesar de que la persona tuvo la mejor intención de dejarle algo a su familia, esto no les alcanza. Adicionalmente es importante leer las condiciones, ya que existen definiciones y cláusulas que son recomendables conocer a tiempo para saber si en el momento en el que ocurra, se puede hacer algo.

Para tener el cálculo exacto de cuanto se necesita, se plantea el siguiente ejemplo:

Un alto ejecutivo cuenta con un salario mensual de 30 millones de pesos, este valor lo multiplica por 12 meses para conocer su ingreso anual.

$30.000.000 * 12 = $360.000.000

Posteriormente se obtiene el porcentaje que gastaría la familia si llegara a faltar la persona asegurada. Para este ejemplo sería del 70% de los ingresos del asegurado.

$360.000.000 * 70% = $252.000.000

Finalmente, se divide sobre la tasa para sacar el capital necesario:

$252.000.000 / 6% = $ 4.200.000.000

En este caso, el capital que realmente necesita la familia para cubrirse es de cuatro mil 200 millones de pesos, por lo que con este ejemplo queda demostrado que un seguro de 100 millones de pesos o de un monto inferior no va a ser suficiente para cubrir a su familia.

En conclusión, un adecuado conocimiento y la respectiva protección para este riesgo es crucial para el buen manejo de sus finanzas personales. Tener la cobertura adecuada juega un papel muy importante a la hora de elegir qué hacer para cuidar a los que más quiere.